El primer contacto de tu cliente con tu marca o producto merece un cuidado especial, incluso si se trata de una compra online. Hoy nos detenemos en el empaque o packaging como herramienta de marketing y elemento clave en la decisión de compra de tus clientes.

De crucial podemos definir el instante en que, delante de un anaquel en una tienda te decides por un producto sobre otro. Aparentemente el mismo contenido, pero te ganan los colores de la caja, o la forma del empaque, o la receta que se tomaron el trabajo de incluir… A veces vas seguro de que necesitas un producto, pero luego hay otro tan chulo y apetecible por su empaque que no puedes resistirte. ¿A cuántos les habrá pasado?

El packaging es mucho más que el empaque o envoltura del producto para conservarlo y vender. Es la línea de comunicación más directa con tu cliente, lo mismo si lo compra físico, como si completa la compra online y le llega a casa. El buen packaging tiene gran poder en la decisión de compra y por eso cada vez está llamado a ser más creativo y persuasivo.

El packaging como herramienta de marketing tiene el objetivo que captar la atención del cliente. Clic para tuitear

¿Envolver y ya? Noooo

Tu embalaje debe proteger al producto, conservarlo, tener toda la información imprescindible clara y legible y, además, venderlo por sí solo. Por eso en la actualidad los diseños de packaging no buscan solo lo primario, sino que busca además que esa interacción única en el proceso de compra se convierta en una experiencia para recordar y fidelizar.

El packaging apela al diseño de formas y colores que convierte un simple embalaje en algo más, incluso coleccionable, reutilizable, ¡hasta divertido!

Hay muchos ejemplos que lo confirman.

Anota estos 5 puntos que definen un buen camino para tomar el packaging en serio.

  1. Busca diferenciación: puedes tener decenas de competidores pero ganarás tu espacio y a tus clientes desde la exclusividad del packaging.
  2. Crea una experiencia personalizada: haz sentir único a quienes en minutos deciden por ti. Pónselo fácil para querer agradecerte la experiencia completa.
  3. Transmite los valores de tu marca: lo mismo que en redes sociales, en un evento, en una reunión, con el packaging de tu producto también puedes dejar claros los temas que te importan y los valores que mueven a tu negocio.
  4. Ten en cuenta tu público objetivo: como en cualquier otra acción de marketing, el buyer persona es vital. No es lo mismo un producto para una ama de casa, para los pequeños o para un adolescente. Tendrás que diseñar un packaging a la medida de tus potenciales consumidores y sus intereses. Algo que les hable en su idioma y tono :)
  5. Utiliza todo tu arsenal de diseño: para subir un escalón en esa oportunidad de contacto directo no vale estar de “wow por fuera” y luego que no haya un “abre fácil” y el cliente termine con todo el producto desparramado por el suelo. Piensa cada detalle de interacción y en el diseño no solo para “bonito”.
Un buen packaging no solo se diseña para llamar la atención, aunque es lo primero, también para tener una experiencia de uso cómoda y para ofrecer valor agregado de tu marca o producto. Clic para tuitear

Con el packaging tienes una oportunidad única de interacción con el cliente y de mantenerlo a tu lado. Desde la envoltura externa, la interna, hasta la nota personal, todo es parte de un proceso que te ofrece no pocas ganancias.

Experiencias de packaging en Cuba

En Cuba, los emprendedores están siendo muy creativos en ese sentido y tienen detalles que luego son reflejados en redes. Un contenido de promo que, sin costo alguno, beneficia a tus objetivos de marketing y que luego puedes compartir en tus canales.

Ya lo sabes: sé creativo, apóyate en esta herramienta para reforzar la identidad de tu marca e influir en la decisión de compra y, sobre todo, si lo necesitas, déjanos ayudarte.

Te dejamos otros ejemplos creativos para inspirarte 👇