Tienes más embajadores de marca de los que nunca has soñado y sin invertir un centavo extra. Descubre quiénes son y cómo lograr que sean parte de una acertada estrategia de employer branding. Sigue la pista del concepto en el que nos adentramos en esta entrada del blog de EBM, porque los resultados son increíbles.

El negocio marcha. A pesar de la crisis has logrado reinventarte y salir adelante. No está mal para estos tiempos. ¿Quiénes lo hacen posible todos los días junto a ti?

Tus empleados no solo son la fuerza de trabajo impulsora, tengan el rol que tengan en la empresa, sino que deberían ser, ante todo, los primeros prescriptores de tu marca, de la cultura organizacional que fomentas a lo interno.

La percepción que tengan de ti como empleador impactará en el cliente final. Mejor que lo comprendas ya para poner en marcha estrategias adecuadas de employer branding. Hablamos de branding pero, en vez de enfocado al cliente, con el ojo puesto en tus empleados.

¿Es tu empresa un buen lugar para trabajar? ¿Cómo te ven y cómo se involucra tu equipo? Si bien buenas prácticas de estimulación monetaria clasifican entre las más socorridas, no es lo único que puedes hacer para dar el alto y pasar de tener simples empleados a contar con activos embajadores de marca.

employer branding¿Qué es el employer branding?

Si el branding es la personalidad de tu marca – el  modo en que te perciben tus clientes, lo que piensan de ti, lo que dicen, más los elementos identitarios-, el employer branding apunta a tu reputación como empleador. Desarrollar una reputación positiva a lo interno tiene no pocos beneficios y no solo la mejora de la productividad a partir de un buen ambiente laboral. Hay más.

El employer branding definido por Richard Mosley se entiende como “el amplio espectro de pensamientos y sentimientos con los que la gente asocia a un empleador, tanto positivos como negativos, tanto verdaderos como falsos, basados en la experiencia directa o indirecta”.

Si eres un buen empleador, tus clientes lo sabrán y ello repercutirá en las ventas. Si eres un buen empleador los talentos más prometedores querrán trabajar contigo. Si eres un buen empleador los proveedores querrán asociarse y saldrán ofertas beneficiosas para todos. Si te consideras buen empleador, pero tus empleados no lo tienen claro y para colmo no lo comunicas adecuadamente, tienes la batalla perdida.

¿Cómo lograr un manejo adecuado del employer branding?

Un adecuado manejo del employer branding busca el fomento de la imagen positiva de la marca y del empleador desde dentro. Ello no se consigue con acciones aisladas, aunque un aguinaldo ponga a todos contentos. Esa acción tendría un impacto puntual, pero a largo plazo no tendría valor suficiente. Una estrategia, sin embargo, involucra a todas las áreas de la empresa y fomenta el bienestar, el engagement y la retención.

En tiempos de teletrabajo y de equipos dispersos, el employer branding cobra mayor importancia, porque obliga a ser más creativo sobre la propuesta de valor para que los empleados se sientan a gusto y sean aún más eficientes. No se trata de que hagan bien su trabajo, lo cual es posible con una buena remuneración, sino de que se involucren, que aporten ideas para el crecimiento, que disfruten, se sientan orgullosos y el mundo lo sepa.

Que tu equipo crea en esos valores intangibles de tu empresa, en sus aportes a la sociedad y lo externalice con su testimonio, será la mejor ventana para que sepan de ti y tu modelo de gestión, quieran trabajar contigo y consuman tu producto o servicio.

Beneficios del employer branding

  1.  Captación de talentos
  2. Alta tasa de retención
  3. Reducción de costos en términos de selección del personal
  4. Embajadores de marca con conocimiento de causa
  5. Fomento del trabajo en equipo entre el departamento de marketing y recursos humanos para crear acciones a la medida.
  6. Aumento de la reputación global de la empresa.

¿Por dónde empezar a trabajar el employer branding?

Una adecuada estrategia de employer branding es aquella que “sabe identificar el alma de la organización y mostrarla a través de historias reales contadas por los propios empleados”, aseguró en declaraciones a eleconomista.es Almudena Rodríguez-Tarodo, senior advisor Employer Branding and Employee Experience en Grayling, una agencia de Relaciones Públicas con presencia en 30 países.

Lo primero es identificar esos valores intangibles que sostienen tu negocio y te diferencian de la competencia. Debes tener clara tu misión y visión como empresa, conceptos que en Cuba se pusieron de moda en los murales, pero que al parecer no todos tienen claro. Tu misión, el problema que resuelves a tus consumidores y visión, cómo lo consigues -en plan simplificado- son pilares sobre los que se sostienen tu estrategia de branding y de employer branding.

Te hemos hablados de aspectos básicos, aunque se trata de toda una disciplina. A esta altura lo más importante es que estés convencido que esta es una carta de triunfo segura en tu estrategia de marketing y comunicación. Si no la tienes concebida, plantéatelo ya mismo y si no sabes cómo hacerlo, llámanos. Podemos ayudarte.