Si hasta “ayer” la opción de trabajar desde casa era considerada como un privilegio, la necesidad de distanciamiento social para evitar contagio del COVID19 lo ha convertido en una necesidad. Descubre maneras de ser eficiente en las nuevas condiciones y, de paso, rompe en Cuba con los mitos asociados al teletrabajo.

Ahora mismo hay muchos artículos que nos dan pistas, a fin de cuentas, en muchos lugares del mundo, esta es una modalidad de trabajo probada, que en todo caso se ha debido reforzar. Tiene sentido si se tiene en cuenta que una de las condiciones vitales es la conectividad. Si bien se trata de una novedad, a la que hasta las agencias de marketing en Cuba hemos estado avocados para cumplir las medidas de distanciamiento social por la COVID19, la buena noticia es que tenemos muchas experiencias exitosas de dónde beber. Es un reto, sí, pero no queda otra que asumirlo, incluso cuando falta mucho para tener todas las condiciones logísticas.

Teletrabajar, según los expertos, requiere prestar atención a un grupo de cuestiones y más entre quienes se enfrentan por primera vez a esta experiencia. Estos son algunos elementos que, podrían parecer triviales, pero no solo repercuten en la eficiencia, sino que pueden marcar la diferencia:

1. Si bien el teletrabajo permite administrar el tiempo, es importante crear rutinas. Tener una estación de trabajo y un horario en casa que te facilite el proceso.
2. Disciplina. Muy a tono con lo anterior, habrá que ser consecuente con lo pactado para la semana para que no haya retrasos en entregas o demoras en lo que espera el cliente.
3. Concentración. En casa, más ahora que puedes estar trabajado con niños o cuidando a personas mayores deberás plantearte métodos para conseguir avanzar.

teletrabajar con niños

Publicado en Twitter por Susana García @beautyblog_es

4. Comunicación con el equipo. Es cierto que compartiendo el mismo espacio es más fácil evacuar dudas, hacer brainstorming y otros procesos, pero de lo que se trata ahora es de mantener el intercambio, pero por otros canales.
5. Uso de herramientas digitales. Sea temporal o se mantenga, lo cierto es que existen herramientas para optimizar el trabajo a distancia.

Estas son nuestras sugerencias luego de algunas semanas haciendo marketing en Cuba desde casa. Algunas ya las conocerás y otras podrás considerar incorporarlas.

Herramientas para teletrabajar

Nuestra intención es que puedas sumarte a los teletrabajadores que rompen todos los días con los mitos creados en torno a esta modalidad de trabajo, por cierto, muy usada en las agencias de marketing donde el personal creativo busca opciones para la inspiración fuera de la oficina, por ejemplo, o donde se suman a los proyectos profesionales que no necesariamente forman parte de la plantilla habitual. Más allá de lo que sea que hagamos, el punto es ser útil, avanzar en las nuevas condiciones.

Dinamita los mitos más recurrentes sobre el teletrabajo

Estos son los mitos más recurrentes y los que estarás en condiciones de dinamitar, incluso en el contexto cubano, donde todo es más nuevo aún:

1. El teletrabajador es vago: La verdad, y lo saben los buenos jefes, es que quien no es productivo y eficiente, da igual en el sitio que esté. Quien es responsable con su trabajo lo es en una oficina durante 8 horas con los ojos del supervisor encima y también en casa con las nuevas rutinas.
2. El teletrabajador siempre debe demostrar que está trabajando: Esta modalidad de trabajo mal gestionada crea la ansiedad extra por querer demostrar que siempre estás activo, que estás haciendo aquello por lo que percibes un salario. El teletrabajador es igual a otro que no se desempeña de esa manera, aunque ahora somos mayoría los que estamos desde casa. Tiene horarios de disponibilidad, un calendario y un cronograma de reuniones.
3. El teletrabajo hace que la cultura de empresa se resienta: Todo depende de cómo se gestione. Es cierto que hay diálogos que se pierden, pero existen herramientas, como hemos mencionado al principio, para solventar las interacciones físicas. Es posible y la crisis del COVID-19 nos está obligando a demostrarlo.
4. El teletrabajador está disponible 24×7: Total, como está en casa… pues NO. De hecho, se recomienda establecer rutinas y horarios estrictos. Es importante comunicar el horario de disponibilidad, hacer los altos necesarios para comer y apagar el ordenador una vez terminada la jornada.

Teletrabajar ahora, aunque solo sea una coyuntura para algunos, nos pone ante un aprendizaje y ya con eso ganamos. En el futuro, si debemos mantenerlo o retomar luego de un tiempo nuestras oficinas virtuales, ya sabremos cómo hacerlo e incluso tendremos optimizados los trucos para ser más productivos y eficientes. Otra buena noticia, como siempre pasa en Cuba, es que si lo logramos en estas condiciones de conectividad, muy lejos de ser las óptimas, lo cual supone contar los megas, instalar apps que alerten sobre el consumo de datos, eliminar todas las actualizaciones de los distintos dispositivos, etc., en otro contexto tendremos ventajas aseguradas para el trabajo a distancia.